En la tradición Faery se dice que la conciencia humana se compone de 3 almas, espíritus o Yo.

Nos ayudan a entender como funcionamos, a integrar varias partes de nuestro ser y a mover la energía para el trabajo mágico. Tienen varios nombres pero normalmente se las nombra de esta manera:

-El intuitivo Yo jóven, primera alma.

También es llamado El Buscador. Puede comunicarse con las otras 2 facetas, aunque no es un mero intermediario.
Se comunica sin palabras con los mundos a través de sensaciones puras, emociones e imagenes, ya sean visuales o auditivas. El Buscador contiene toda la memoria de las experiencias pasadas de las que emerge el instinto de supervivencia, la quieras de buscar comida, refugio y relaciones fisico-amorosas.

El Buscador se localiza en la barriga, unos 4 dedos debajo del ombligo. Mantiene una conexión directa con nuestro Espíritu Pájaro (tercera alma). También vive en nuestra mente inconsciente. El Inconsciente esta, paradojalmente, siempre atento. Es llamado “inconsciente” porque la Segunda Alma normalmente no es consciente de él.

-El consciente Yo hablante, segunda alma.

Este es el que más trabajamos y conocemos. Es nuestro día a día. Pero requieremos algo más para conectarnos directamente con nuestro yo divino.

Es la mente consciente. Racionaliza y define las experiencias sensoriales del buscador. Contiene también nuestro instinto social, y nuestra quieras de vincularnos a los otros.

El Hablante se localiza en el centro del pecho y, como se ha dicho anteriormente, en nuestra mente consciente.

-El Yo divino, tercera alma.

Es el Espíritu Pájaro. Nuestro Yo Divino, la parte que realiza nuestra conexión con lo Divino. Posiblemente pueda conocer el pasado, presente y futuro.

El Espíritu Pájaro mora en nuestro Cuerpo de Luz. El Cuerpo de Luz es parte de nuestro cuerpo, pero no es de materia sólida. Más bien es parte de nuestro Cuerpo Psíquico que rodea el cuerpo físico. El Espíritu Pájaro está justo arriba de la parte superior de la cabeza, en el cuerpo de Luz y está anclado en nuestra mente interior, en el centro exacto de nuestra cabeza. Está conectado con el Yo Divino de otros.

Para comunicarnos con nuestro Espíritu Pájaro, el Hablante debe contactar primero con el Buscador, quien puede después comunicarse con nuestro Espíritu Pájaro, ya que éste último está conectado al Buscador por una cuerda.

¿Qué energía las une?

La energía de estas tres almas es el Fuego Azul, aunque también es llamado maná, prana o raith-poder. Se genera por una comida saludable, aire y agua límpios, relaciones fisico-amorosas y ejercicio físico. Es el canal de energía que mantiene todas las cosas vivas, y se puede comparar con la electricidad biológica.

La del segundo es el pensamiento, la energía de la mente, que toma cuerpo en las ondas cerebrales. Esta es una energía astral y el Plano astral se compone de las energías combinadas de todos los seres.

La del Tercero es la energía del Espíritu Pájaro. Se llama Baraka, mana-loa, energía de los Dioses, y Fuego Blanco. Se genera por la existencia del universo y desciende a través del orden de la creación, de los grupos galácticos y de las formas de vida planetarias.

Uno de los propósitos de los seguidores Faery es mantener alineadas las tres almas en armonía como un canal de comunicación puro y limpio. Normalmente, a medida que se va meditando sale solo y el inconsciente los mantiene alineados. Es recomendable hacerlo antes y después de un ritual, por ejemplo. Otra opción es hacerlo al despertarse, dentro de la cama si es posible.

– Respira sintiendo la energía de tu alrededor, el fuego azul.

– Piensa y dí: «que las tres almas estén alineadas en mi interior».

– Visualiza la energía a tu alrededor.

– Respírala hacia dentro, respirando en sets de 4 respiraciones, mientras sientes una carga fuerte.

– Cuando estés bien cargada, pide al Buscador que divida la energía. Él sabrá como hacerlo, siguiendo su instinto.

– Inclina tu cabeza hacia atrás mientras respiras hacia fuera y soplas lo que te queda de aire.

– Envía el aliento energizador a tu Yo Divino, que visualizarás como una bola de fuego azul flotando encima de tu cabeza.