InicioAngeologíaEL APRENDIZ DE ANGEL VIII

Related Posts

Featured Artist

Angeles Castell

Autora

Hola amigos, desde el año 2009 estoy haciendo blogs de temáticas alternativas en general y especializadas, con este son 6 blogs.

EL APRENDIZ DE ANGEL VIII

Post número VIII, continuación de la guía para ser un angel está escrita para todas las personas interesadas en desarrollar los valores espirituales

Hay un método de “innovación” que no requiere que hagáis cambios físicos porque es superior y acrecienta el Espíritu. Se trata de establecer distintas reacciones ante las personas y el medio ambiente, pero estas reacciones deben ir vestidas del amor Crístico y del quiero de servir y ayudar. Para ello es conveniente dejar atrás lo viejo, las formas obstinadas e inflexibles de pensar y actuar que resultan de los malos hábitos.

Los aspectos de voluntad, Amor e Inteligencia están innatos en vosotros y pueden desarrollarse haciendo esfuerzos diarios en amar, servir y comprender a los demás; por estos aspectos podéis conseguir cambios físicos, mentales y espirituales casi de forma podersa porque restituyen el ritmo y la armonía del Espíritu. Visualizando la luz de Cristo en vosotros y en los demás, imitando su maravilloso amor y comfuerza, manteniendo una fe firme en Su bondad, saturaréis vuestra conciencia con sus vibraciones y podréis entrar en una nueva forma de vida.

Cuando decís con vuestros labios unas simples palabras de simpatía que llegan al oído del que sufre, no estáis acumulando tesoros en el cielo ni desarrollando ninguna cualidad espiritual. Es imprescindible que os sintáis impresionados y afectados por la miseria y el dolor del mundo, que lleguéis a sentir en vuestro propio corazón las desperfectos de vuestros semejantes como si fueran vuestras y las llevarais en vuestros corazones.

No critiques a las personas por su religión porque cada religión sirve para un determinado grado de desarrollo mental y espiritual, lo importante de ellas es que intentan hacer lo que “su” y “tu” Dios quiere. Quizás tu estés más preparado para comprender las verdades de la vida espiritual, pero eso precisamente es lo que te tiene que hacer más comprensivo y tolerante respecto a que todas las religiones llevan a Dios. La ignorancia es el mayor enemigo de la humanidad y por esa ignorancia unas personas pueden ser más devotas o fanáticas que otras, sin embargo, tú debes estar por encima de todo eso y tener un espíritu conciliador que abarque a todos los demás.

El discernimiento y la razón está por encima de los quieros y sentimientos, y la repetición de pensamientos es la base para formar hábitos. Cuando comiences a trabajar estos comentarios te costará mucho imponer tu voluntad y el razonamiento por encima de los bajos quieros y sentimientos que hasta ahora te han dominado. Fortalece tu voluntad cada mañana para que por medio de la “repetición” de pensamientos y actos benévolos, puedas crear hábitos que, en su momento, sean una norma natural de conducta en tu vida cotidiana. Piensa en cosas bellas y elevadas de una forma voluntaria y consciente y serás dueño de ti mismo en todo momento.

No te conformes con decir que estas palabras son muy bonitas y que las tendrás presente siempre, debe ser así en todas tus actividades diarias, de esta forma, comprenderás y vivirás el alto sentido espiritual que conllevan. Busca motivos para poner en práctica estas enseñanzas y empezarás a sentirte un Ángel benefactor de la humanidad, sin embargo, si no las llevas a la práctica, no creas que eres mejor que el resto de la humanidad. Una buena forma de llevarlas a la práctica es pensando en la manera en que tus pensamientos y acciones causen un buen efecto en los demás.

Tu cuerpo de quieros te está pidiendo o sugiriendo constantemente que hagas tal o cual cosa -comer, descansar, beber, divertirte, etc.- si accedes a sus quieros significa que él está por encima de tu razonamiento y de tu voluntad. Si quieres -y debes- tener control sobre él, debes tratarlo como a otro yo separado que intenta llevarte a su terreno porque no quiere que le obligues a quierer y sentir como tu Espíritu sugiere. Debes saber que eres tú quien debe imponer tu voluntad sobre los quieros y no los quieros sobre ti, de esta forma solo tendrás quieros puros que te traerán buena salud y crearán en ti un aura que tus amistades valorarán rápidamente.

Cuando quieras combatir un defecto, no medites en cómo vencer ese defecto, sino en cómo desarrollar su opuesto. De esta manera el defecto desencarnará de inanición y la cualidad opuesta nacerá y se fortalecerá cada vez que intentes llevarla a la práctica. Por ejemplo: Si eres orgulloso, olvídate de esa palabra y comienza a pensar en la humildad, de esta forma estarás pendiente de tus actuaciones y palabras y al final serás humilde.

Algunas personas no les molesta que les insulten, eso no tiene importancia para ellos porque quizás ellos insultan a menudo. Aunque os deis cuenta de ello, es preferible ser lo suficientemente fuertes como para no dar ninguna importancia aún sabiendo el mal que hacen. Debéis saber que las palabras son una simple vibración que afecta cuando la persona le da importancia y la interioriza en sí mismo, por consiguiente y si no queréis haceros daño ni sembrar un mal Karma, no le deis importancia y seréis más felices.

Nunca pierdas el control de ti mismo ante ninguna persona. A veces os mostráis impulsivos con algunas personas y ante ciertas circunstancias, es más, soléis perder el control más en vuestras casas y con vuestros familiares que con otras personas que os rodean a diario. Meditad este hecho para ver el porqué de este comportamiento, visualizar de una forma programada y correcta esas circunstancias y llevarlas a la práctica todas los días hasta que os auto-controléis y consigáis la paz interna. La obstinación, el querer llevar siempre razón, o imponer las cosas en la familia, no conduce a nada más que a la confrontación. En general, y ante las posibles diferencias con otros, no busques las causas en ellos, búscalas en ti y comprende que los demás no tienen la obligación de pensar y actuar como tú.

Hay personas que desarrollan la inteligencia enormemente gracias a las ciencias y a los estudios, otros adquieren un gran conocimiento en el ocultismo y tienen un gran orgullo de ser inteligentes y sabios. Todo eso entra dentro del desarrollo de la humanidad, excepto que esa sabiduría no debe llegar a tener orgullo ni se debe adquirir para ser inteligente, sino para ayudar a la humanidad dándolo de alguna manera.

No creáis todo porque sea una costumbre, o porque venga de un señor con mucha fama, ni porque el conocimiento proceda de una religión o escuela conocida. Creedla cuando, después de haberla meditado en vuestro corazón y en vuestra conciencia, ésta os diga que es cierto y os haga ver el valor que ella tiene para el Espíritu.

Cuando veas a un hombre que tiene por costumbre actuar sin control ante sus ambiciones y otros defectos, no sientas menosprecio, piensa que puede ser que no haya aprendido las mismas lecciones que tú o que aún sea débil para superar sus defectos, “hay que odiar el pecado pero no al pecador”. Si te fijas en una persona así y le envuelves con tus malos pensamientos estarás aumentando su debilidad e induciéndole a actuar en esa misma línea; si le ayudas, estarás abriéndole la puerta hacia un nivel superior de conciencia que él desconoce.

La voluntad debe estar siempre preparada para utilizar la razón, y el discernimiento para vencer los quieros sobre ciertos “agradoes”. Cuando alguien comienza a jugarse el dinero o a tomar espiritosas, está dejándose llevar por el quiero, si desde el principio no se impone voluntariamente el razonamiento, esa persona está debilitando su voluntad. Si eso sigue adelante, el quiero por los “agradoes” se hará fuertes y llegarán a debilitar tanto la mente, que cuando quiera razonar para vencer el quiero, será demasiado tarde y será el quiero quien le gobierne a él.

Hay personas que se dejan llevar por su estado de bajón, tristeza, o simplemente por sus problemas, hasta el punto de que su actitud ante los que les rodean no es la de siempre. Con esta actitud, muchas veces despreciativa y de enfado, no hacen nada más que crear desarmonía, malentendidos e incluso enfrentamientos. En estos casos, hay dos deberes para los implicados: 1º. El dominado por los problemas debe buscar la felicidad por todos los medios a su alcance partiendo de una forma de pensar optimista y esperanzadora, y 2º. La otra persona debe ser comprensiva con los hechos del contrario y, sin inmiscuirse, debe intentar ayudarle sin poner en peligro su felicidad y armonía interna.

.

5 Comentarios

Comments are closed.

Latest Posts