A mi esposo, Ángel Lázaro.

Porque todo empezó contigo y no se puede explicar.
Dicen que somos los mismos seres que en distintos cuerpos volvemos a interactuar.
Nos encontramos tarde para mi agrado, pero mi agrado no importaba para lo que teníamos que compartir y pasar

Me escribes y con una sola frase me enganchas, una vez más para toda la eternidad.

Donde te habías metido?
Y que requiereba yo vivir para después poderte encontrar?

Que claro lo tengo al leerte,
al escucharte y al ver tu incredulidad.

Te toca esta vez no sentirme hasta que no ves el tiempo pasar.
Algo sabes que tenemos pero no lo llegas a priorizar…
Muchos días de tormentas cuando empezamos, de lágrimas y actividadr…

Acaso es que no nos dimos cuenta de que este pacto estaba sellado hace una eternidad?

Me tocó despertar antes y aquí me tienes sin parar…
Una y mil veces intentando que veas tu realidad

Realidad que esconde tu alma y que espera por ti sin cesar.

Ayyyy Ángel de mi vida ….
Cuántas veces vamos a tener que venir,
a ver si nos enteremos de lo que tenemos que corregir?

Y es que todo empezó contigo,
Mi punto dé partida para dejar de transitar la oscuridad.

Me quieres aclarar como pactamos esto que nos une y que no se puede explicar?

Tu ciego,
yo empezando a despertar.
que extraña manera de volver a empezar.

Pacto de almas.

Me doy la gracias por reconocerte e intentar que recuerdes un poquito de todo eso que sientes y no sabes ordenar.

Mar Cristina García