Arcoiris: Una historia Quechua

3
805

Los Quechuas tienen varias historias y leyendas de la ArcoIris: “Antes de que viniera el Inca Pachacútec a estos lugares, este pueblo de Huanta era un lugar silvestre lleno de bosques. En esa época remota existía aquí una laguna inmensa. En las orillas de esta laguna vivían unos gigantes largos y grandes. Se llamaban Huillca y no le tenían miedo a nadie, aunque pocos era poderosos. Se alimentaban de arcilla y agua salada. El padre y jefe de ellos se llamaba Turuncana.

Dicen que un día Turuncana reunió a los Huillca y les hablo así: ” En este momento una mujer muy hermosa llamada Chirapa (Arco Iris) acaba de buscarme, vestida con toda clase de hilos de tejer, y me ha dicho:-Te busco porque estoy huyendo de mi enemigo Mancharu. A ti, porque te quiero, te pido que me des refugio.

“Luego, cuando a ella le alcancé mi mano, me dijo: -Todavía no me agarres.
“Cuando estaba por acercarme a ella: -Todavía no te muevas -me dijo-. Y cuando le hablé -Todavía no me hables – me dijo-. Mancharu podría oírnos.

“Es cierto que Mancharu está siguiendo las huellas de esta joven; por eso, cuando alguien pregunte por ella hay que decir haciéndole extraviar: “Está amarrada, está hechizada”.

“Ella es la que da noticias de Mancharu. Dice que es un mono negro, de cabeza horrible, se parece a la nube, se parece al río. Camina como el trueno: ¡Bunrururún! Sus ojos relampaguean hasta arder. Es muy colérico. Su boca tiene una espuma venenosa. o hay que dejarse sorprender por él durmiendo. Con su lengua lo disuelve, lo carcome todo. A quien se duerme lo desuella, lo empapa todo.

También te interesara:  LA ESPIRITUALIDAD EN LOS ANIMALES

“Diciéndome esas cosas Chirapa se acercó a mí, luego se ocultó en mis manos convirtiéndose en un ovillo pequeño. Nosotros vamos a esperar pues a Mancharu. Vamos a extraviarlo en su camino; y si no, en nuestra laguna vamos a hacerlo padecer, vamos a ahogarlo.

Vigilen todo, mirando bien, escuchando todos ustedes. Si este enemigo me encuentra solo y me vence, ustedes también pueden ser exterminados”. Así habló Turuncana mirando a un lado y a otro.

Mientras hablaba, el Gran Huiracocha (Wiracocha) ya había dispuesto lo que había de suceder; y entonces, el temor de Turuncana de esta manera se hizo realidad:

Turuncana, de todas maneras, durante el mes que transcurrió de día y de noche, se mantuvo despierto esperando a Mancharu; y, cuando no llegaba él ni nadie, sus ojos parpadearon un sólo instante. En ese parpadeo Mancharu llegó y agarrándole del cuello lo hizo pedazos y arrojó su cuerpo muy lejos.

En el momento en que lo agarró del cuerpo, el agua de la laguna toda se vació, y, allí mismo, los Huillcas, en los lugares donde se encontraban, se sentaron para no moverse más, y es por eso que, hasta hoy día, se encuentran donde los vemos: Uyu Huirca, Allcu Huillca, Pichja Huillca, Mayhua Vilca; así se llaman los cerros que están en esos lugares.

También te interesara:  Planetas y Pecados: la soberbia del Sol

Y el ovillo de Chirapa, cayéndose de las manos de Turuncana, rebotó aquí y allá huyendo, como algo que estuviera haciendo un puente. Desde entonces hasta ahora, va moviéndose sin cesar de manantial en manatial, de laguna en laguna, de cerro en cerro, levantando un puente. Desde esa época también, Mancharu, convertido ya en río Mantaro, por el lado del cerro Huastuscalla, está subiendo hacia la selva persiguiendo a Chirapa”.

3 Comentarios

  1. el arcoires de Dios es para recordar que Dios no destruira la tierra mas con agua se nos avecina otro fin del mundo y sera con juego dice la santa biblia

Comments are closed.