UNA MUSA PARA CADA SIGNO

Hace días hablamos de la creatividad y hoy seguimos en esa línea en la musa. Los signos se hallan desorientados y faltos de chispa en sus quehaceres lúdicos, amorosos y artísticos. Es el momento indicado para que reciban la visita de las musas.

Las nueve hijas de Zeus y Mnemósine, sensibles a la apatía de nuestros amigos del zodiaco, acuden en su ayuda.

Calíope, la mayor de ellas, diosa de la elocuencia y de la poesía épica, prende la inspiración de Géminis y de Virgo.

Clío, la musa de la historia y de la poesía heroica, visita a Capricornio para que geste su leyenda.

Erato, la musa del amor y del arte lírico, ayuda a Tauro y Libra a entonar sus corazones.

Euterpe, la musa de la música, intercede por Piscis ante los dioses y éste/a se deleita con una armoniosa revelación.

Melpómene, la musa de la tragedia, renueva los bríos dramáticos de Leo y Escorpio.

Polimnia, la seria musa de la retórica, desata en Cangrejo una providencial capacidad conmovedora.

Talía, la musa de la comedia, ayuda a Sagitario a reencontrarse con la risa.

Terpsícore, la musa de la danza, imprime ganas y gracia a los movimientos de Aries.

Urania, la musa de la astronomía y de la astrología, invita a Acuario a encontrar respuestas en los cielos.

¿Y tú? Si te falta inspiración, ¿qué musa quieres que acuda en tu auxilio?