Oración de la Ruda Verde para atraer el Dinero

0
1393
ruda verde
ruda verde

ORACIÓN DE LA RUDA VERDE PARA ATRAER BUENA SUERTE Y FORTUNA

Ruda verde y perfumada
planta poderosa y mágica
que posees el poder de transformar

lo negativo en positivo,
y que donde quiera que te tengan
eres augurio de suerte.

Tu secreto es sin igual,
mágico, fuerte, divino, poderoso.

Yo te atenderé y cuidaré de ti,
nunca te faltará nada,
ni buena tierra, ni agua fresca,

para que crezcas sana y lozana,
y al igual que tu creces
crecerá mi fortuna y buena suerte.

No hay comparación alguna,
de las plantas sencillas,
tu eres sin igual,

nos libras de todo mal,
y nos traes la fortuna.

Por eso tu ayuda espero
Regando tú agua en mi puerta
para que al estar abierta
entre amor y dinero.

Gracias poderosa Ruda,
planta que todo transmuta
y la fortuna procura.

Consejos aparte:

Estas son las cuatro cosas que puedes hacer desde este momento para gozar de buena suerte (y son mucho más eficaces que encontrarse con un trébol de cuatro hojas).

1. Maximiza tus oportunidades

¿Quién tiene más posibilidades de encontrarse un billete en el suelo? Quien sale más a la calle. ¿Y de encontrar trabajo? Quien más portales de empleo visita. En parte lo que entendemos por suerte no es más que una cuestión de probabilidades, y cuantas más papeletas compres en la rifa de la vida, más oportunidades tendrás de que te toque algo bonito.

También te interesara:  HIERBAS MÁGICAS: ABROTANO MACHO

La gente ansiosa o neurótica tiene una menor predisposición a identificar y aprovechar las oportunidades“Las personas con suerte crean más oportunidades, las perciben antes y actúan sobre ellas”, explica Weisman en su libro. En opinión del psicólogo, hay ciertos tipos de personas cuya actitud frente a la vida les predispone a tener más fortuna: los extrovertidos, que pasan más tiempo con la gente y, por tanto, encuentran posibilidades más interesante; y las personas más abiertas a nuevas experiencias, que no se resisten a las novedades y están dispuestos a que les pasen más cosas interesantes.

Por el contrario hay personas para las que es más probable tener mala suerte: la gente ansiosa o neurótica, que tiene una menor predisposición a identificar y aprovechar las oportunidades.

2. Escucha tu intuición

“La gente con suerte toma decisiones acertadas usando su intuición y su instinto”, asegura Weisman. “El 90% de las personas que se consideran afortunadas aseguran que hacen caso a su intuición en lo que respecta a las relaciones personales, y casi un 80% aseguran que juega un papel vital en sus decisiones profesionales”.

¿Significa esto que la gente afortunada tiene corazonadas más acertada que el resto? Quizás, pero lo que es seguro es que son más propensos a la acción: son gente activa que, volviendo al punto uno, maximiza sus posibilidades de tener buena suerte. Quien no apuesta no gana, y quien no sigue su instinto no apuesta.

También te interesara:  ALOE

3. Esperan tener buena fortuna

En la gente con suerte operan los resortes de la profecía autocumplida. El sociólogo Robert King Merton la definió como “una definición falsa de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva verdadera”. El simple hecho de pensar que algo va a ocurrir hace que realicemos acciones (conscientes o inconscientes) que acaban haciendo que ocurra.

La gente suertuda es, sencillamente, entusiastaEn este sentido, la gente con suerte no es afortunada. Es, sencillamente, entusiasta. “Las personas afortunadas tratan de alcanzar sus objetivos aunque las posibilidades de lograrlo sean pequeñas, y perseveran en el caso de fallar”, asegura Weisman.

4. Transforman la mala suerte en buena

La gente afortunada no siempre tiene buena suerte, pero es testaruda y afronta la adversidad de forma distinta a las personas que se creen desgraciadas. La gente con suerte, asegura Weisman, sabe ver el lado positivo de su mala fortuna, no se detienen en ella y toman las precauciones necesarias para que no les vuelva a ocurrir.

La gente afortunada, en definitiva, no cree en la suerte, sólo en su capacidad para que les vaya bien en la vida. Como dijo el explorador Roald Amundsen, director de la primera expedición que alcanzó el Polo Sur, “la victoria aguarda a aquel que tiene todo en orden; suerte, lo llama la gente. La derrota está asegurada para aquel que se ha olvidado de tomar las precauciones necesarias en el tiempo; y a eso le llaman mala suerte”.

También te interesara:  LOS 5 BAÑOS DE LA PROSPERIDAD