RITUALES PARA EL MES DE SEPTIEMBRE

Durante el mes de septiembre tenemos 3 fiestas mágicas para realizar rituales.

El día 11 de septiembre en una fiesta mágica por sus números.
El día 21 de septiembre que se festeja el equinoccio de otoño.
Y el día 29 de septiembre es el día de los Santos. Arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael.

Ritual para el 11 de Septiembre

El día 11 corresponde a la numerología a un número que tiene una energía muy potente. Y el numero 9 (correspondiente al mes de septiembre), tiene una energía de maestría.

Prepara una cinta de color blanca en la que realizaras once nudos, cuando vayas haciendo los nudos, ve realizando la petición que desees (siempre la misma) y rezando una oración.

Coloca 9 conos de incienso de rosa de tres en tres y la cinta con los nudos dentro del triangulo, prende los inciensos y quiere con mucha fuerza la petición.

Una vez que acaben de quemar los inciensos, recoge la cinta y colócala encima de la puerta de tu casa.

Ya verás como tu petición se cumple.

Ritual para el día 21 de Septiembre

Este día se inicia el equinoccio de otoño, es el único día en que la noche y el día son iguales. El objetivo de este ritual es recoger los frutos de lo que hemos sembrado durante todo el año. Acuérdate si has sembrado acciones positivas recibirás positivo. Y si has sembrado acciones negativas, entonces realiza el ritual para que la energía se equilibre y no recibas nada negativo.

Necesitaras:

-4 velas blancas
-Una copa

-Una piedra de amatista.
-Una espada
-Un incensario, con incienso de mirra

Preparación:

Se prepara un pequeño círculo con las velas blancas y los elementos, la copa, la espada y el incensario.

Se prepara el incienso, la copa se llena de agua y se encienden las velas y cogiendo cada elemento rereuniónremos la siguiente oración:

Adiós sol, luz siempre renaciente.
Oculto dios que siempre permanece.
Que ahora partes a las tierras de juventud.

A través de las puertas del mas allá.
Para morar en tu trono.
Juez de dios y hombres.
Caudillo de las huestes del aire.

Aunque esta invisible alrededor del circulo.
Así mora dentro de mí la semilla secreta.
La semilla del grano recién madurado.
La semilla de la materia.

Oculta en la tierra, maravillosa semilla de las estrellas.
En él esta la vida y la vida es la luz del hombre.
La que nunca nació y a la que nunca perece.
Por lo tanto que no lloren los sabios, antes bien se regocijen.

Una vez quemadas las velas se recoge todo y se guarda los restos del incienso, la amatista, la copa y la espada hasta que termine el año y poco a poco iras observando en tu vida que te va llegando toda la cosecha que has sembrado y si sembraste negativo estarás protegido de las malas energías.