LOS TRES DECANATOS DE ARIES Y SU MISIÓN
LOS TRES DECANATOS DE ARIES Y SU MISIÓN

LOS TRES DECANATOS DE ARIES Y SU MISIÓN

LOS TRES DECANATOS DE ARIES  Y SU MISIÓN

Aries es el comienzo de toda creación y todo cuanto existe en el universo ha sido elaborado con el material existente en el signo de Aries. Ese material se flama Voluntad y los Aries son ricos en esa misteriosa esencia.

Esto hace que todos los Aries sean vehículos de algo.

Primer Decanato nacidos entre el 21 y el 31 de marzo

Los Aries del primer Decanato se sienten solos,desarraigados, extranjeros en su familia y en su ciudad. Son como marcianos en un planeta que no es el suyo; como robinsones en una isla en la que tendrán que crearlo todo de nuevo.

A menudo los Aries del primer Decanato se van, abandonan el hogar, la familia, el país y emprenden un viaje a cualquier parte, en busca de los que fueron compañeros de vida en otras encarnaciones.

A veces los encuentran, y viven con ellos una felicidad a medias, porque esa vuelta a su ayer no es natural, es producto de una nostalgia, y les acompaña el sentimiento de haber traicionado su destino,de haberse escurrido de los designios de su divinidad.

Hay un nuevo designio a realizar, una nueva semilla a plantar, y como no puede esperarse que la semilla crezca y dé fruto de la noche a la mañana, es evidente que los planetas en ese sector indicarán que el individuo es portador de porvenir, que está iniciando algo que no podrá terminar y que otros vendrán tras él para concluirlo.

En el terreno práctico el Aries será, por excelencia, el hombre que empieza un negocio, que crea una sociedad, que se encuentra en la base de la formación de algo nuevo. Ahí estará en su lugar.

En cambio, cuando la cosa se estabilice y empiece a funcionar, si persiste en permanecer en ella, ya no estará en su sitio y las dificultades que ha de encontrar en ese cometido acabará por llevarlo al abandono, o ese abandono le será exigido si no se da por enterado.

Claro que a él le parecerá injusto, puesto que ha sido el fundador, pero su YO superior ha programado la experiencia del inicio y no le sirve de nada experimentar la etapa de los frutos. Esta situación llevará al ánimo de la persona la sensación de que es víctima de una injusticia, de una monumental incomprensión.

Es ésta una posición incómoda para la persona que ha de vivirla,pero cuando comprenda su misión, tendrá el inmenso goce de saber que  ha sido elegido para la tarea ingrata de iniciar, y lo ha sido porque posee la fuerza suficiente para aguantar el edificio.

No todas las almas están preparadas para esta función: por ello en el mundo se inicia poco y las auténticas creaciones son raras.

Cuando el Aries del primer Decanato es fiel a su misión; cuando deja que se manifieste a través de él la parte divina que lleva dentro, es un formidable portador de Voluntad Creadora y la fuerza de su destino lo llevará a los lugares donde esa Voluntad es necesaria.

Lo encontraremos allí donde comienza una obra y es necesaria la fe en su triunfo. Allí donde hay desbandada moral; donde el fracaso ha sumido los espíritus en los más negros abismos.

Él los levantará, los ayudará a caminar, les infundirá esperanza y los pondrá en la pista de las grandes realizaciones. No será pertinente que les lance discursos y proclamas: su presencia bastará porque es portador nato de aliento, y allí donde se encuentra, renace la ilusión, vuelve la fe y la voluntad dormida despierta de su letargo y el mundo se pone de nuevo en marcha.

Los malos aspectos sobre este Decanato darán siempre resultados tristes, ya que significan que la persona encontrará trabas en el cumplimiento de su misión.

El desorden interior provocará forzosamente desorden exterior; el individuo no se comportará según los cánones y será rechazado por todos, que verán en él la oveja negra, el antisocial con el que no se puede convivir.

Más respeto aun debe inspirarnos ese individuo porque va cargado con una cruz que sólo su alto linaje espiritual le permite soportar.

Si el Aries incumple la misión y va en busca de paraísos pasados, en una próxima encarnación nacerá bajo el segundo Decanato de este signo, en vez de seguir el camino natural hacia Leo

Segundo Decanato nacidos entre el 1 y el 10 de abril

Podríamos decir que acapara dos funciones: la de sembrador y la de propietario del terreno, y como esta última función es anticipada,prematura, tendremos que el individuo aparecerá como un usurpador.

En este sector entra en funciones la fuerza llquerida Amor, uniendo su impulso a la primera de las fuerzas cósmicas, llquerida Voluntad, que ya estaba activa en el primer Decanato.

El Amor ayuda a la Voluntad a realizarse. La persona, en su afán de crear un mundo nuevo, una nueva experiencia, se ve apoyada por gente cuya misión es dar la mano a los rezagados.

El Aries del primer Decanato se encuentra solo en un universo hostil; el Aries del segundo Decanato se encuentra en un entorno amable,simpático, que no le exige que demuestre lo que vale con realizaciones de orden material que no figuran en su Programa, sino que, por el contrario,es apreciado por su espiritualidad y ello hace que penetre en él la idea de que lleva dentro algo superior a lo cual debe plegarse y obedecer.

Aporta al universo su propia armonía interna y la edificación de esa armonía es siempre laboriosa, ardua.

Realiza un trabajo hercúleo sobre sí mismo y se le puede considerar como un auténtico titán que modifica las estructuras del mundo, de su mundo interior.

Aries es el mundo nuevo. Es a través de ese signo que nos vienen las fuerzas que lo cambian todo, y ese segundo Decanato esas fuerzas trabajan sobre uno mismo, porque nada puede renovarse si no empezamos por renovarnos nosotros mismos

Gracias a las ayudas, a la compresión de su entorno, el Aries del segundo Decanato se desentenderá de los asuntos materiales para entraren un campo nuevo de experiencias y ser ese portador de Voluntad, de entusiasmo y de fe, que es la misión esencial de todos los Aries.

El amor por lo superior hará que esta persona busque, en la vida social, las grandes causas, los grandes hombres a los que servir.

Modificarse a si mismo, ese será el objetivo de todo el que opera en este segundo Decanato.

Tercer Decanato los nacidos del 10 al 20 de abril

Será el Decanato de los frutos anticipados, dando lugar a exteriorizaciones prematuras que no han cumplido su tiempo y que no poseen las propiedades que deberían poseer.

Los nativos de este Decanato expresarán en toda su amplitud ese aspecto de apariencia que no corresponde a la realidad: pureza que no lo es; juventud que no lo es; debilidad que no lo es… serán un gran engaño,tanto en lo positivo como en lo negativo, aparentando unos defectos o unas virtudes, -o ambos conjuntamente-, que no se encuentran en su naturaleza profunda.

Los nativos de este tercer Decanato son personas que fueron reacias a los planes de su divinidad interna una primera vez; que lo fueron una segunda vez, y que ahora, por tercera vez deben cumplir con el programa de su Yo eterno.

Hemos visto que en el segundo Decanato estaba activada la fuerza llquerida Amor. En el tercer Decanato se activa la tercera de las fuerzas divinas, llquerida Ley.

Los nativos de ese tercer Decanato se ven impregnados de la idea de que existe una Ley Cósmica y que es preciso cumplir con ella.

Los Aries de este Decanato tienen la visión interna del Orden Universal, aparece en ellos la imagen del discurrir cósmico y ven cómo todo está en su lugar, en un proceso sin fin, comprendiendo que ellos forman parte de todo y que, por consiguiente, deben ocupar el lugar que les corresponde, sin pretender buscar en el ayer agradoes y relaciones que forman parte de su historial humano y que son experiencias que no deben ser repetidas.

En este sentido son los grandes iniciadores del futuro, los que encienden la antorcha del porvenir.Si el primer Decanato es el de los fundadores de empresas de su tiempo y de su hora, el tercer Decanato es el de los fundadores de empresas del futuro y gracias a su impulso el futuro se hace hoy.

El tercer Decanato de cada signo es el exteriorizador de las virtudes que el signo encierra.

Ello hace que ese Aries aparezca como un precursor, un abanderado de ideas y movimientos que se instaurarán en el mundo, en un futuro más o menos lejano.

Es un ser utópico por excelencia, pero, lanzando utopías, está haciendo lo que tiene que hacer: preparar el futuro,anticipar, ser el profeta que anuncia lo que va a suceder.

Siendo especialistas en el anticipo, es natural que encontremos a esos nativos en el dominio del arte, de la prospectiva, de la ciencia ficción,de la investigación, ya que esos son los terrenos en los que podrán desarrollar realmente sus virtudes.

Si trabajan en negocios, como el futuro no es tierra en la que las cosas puedan aguantarse, no estarán mucho tiempo en el mismo asunto.