Estos niños han despertado el interés de un famoso fotógrafo turco, -Abdullah Aydemir- que les ha captado uno a uno, cada uno con su maravillosa expresión. En realidad, sus ojos parecen ser verdaderas gemas.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

Los ojos son el reflejo del alma, y son capaces de revelarte con el más mínimo gesto una emoción y hasta dejarte sin palabras. Es todo un mundo el que puedes encontrar en un par de ojos, sin importar la forma, color o tamaño que tengan. Todos te cuentan algo.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

El fotógrafo turco Abdullah Aydemir conoce muy bien el lenguaje de la mirada, y así ha querido reflejarlo y enseñarlo al mundo.


(Cortesía de Abdullah Aydemir)

El fotógrafo turco Abdullah Aydemir, de Estambul, recorre las calles de su metrópolis natal sin un plan determinado para descubrir joyas escondidas: en los ojos de los niños con los que se cruza, a menudo de familias pobres, ha encontrado universos ocultos.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

Abdullah, profesor de estudios sociales de profesión, también es un gran aficionado del arte, a través del cual expresa “los sentimientos puros e inocentes” de los niños que encuentra en sus caminatas.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

Su afición inicial por el dibujo a carboncillo lo llevó a la fotografía; luego, al ver en las calles de Estambul rostros jóvenes e inocentes de familias indigentes —a menudo refugiados que llevan una vida difícil— se conmovió el corazón de Abdullah.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

“Me encanta deambular por las calles sin un plan”, dijo a The Epoch Times. “Ellos son los niños que encuentro durante mis viajes. Sonrío, saludo y me meto en su mundo sinceramente. Ellos aceptan esta sinceridad y me acogen”.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

El artista aficionado lleva unos 15 años tomando fotografías; y recientemente ha combinado sus dos aficiones, los pequeños y su arte, para crear el proyecto “Ojos de Estambul”.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

Explicó: “Mi principal objetivo era expresar el sentimiento de pureza e inocencia de los niños con estas fotografías y ser testigo de sus perspectivas de la vida”.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

En “Ojos de Estambul”, los impresionantes retratos de Abdullah muestran a niños desamparados cuyas historias se reflejan en sus rostros, pero cuyos ojos, como joyas, revelan una luz interior, perfecta e inmaculada.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

“En la raíz de todos los problemas del mundo están la codicia humana.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

Estos niños son, en general, hijos de familias refugiadas que son refugiados”, dijo Abdullah. “Pueden ser pobres, pero se las arreglan de alguna manera para ser felices”.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

Los retratos son hipnotizantes, su belleza va más allá de lo que las palabras pueden describir.

(Cortesía de Abdullah Aydemir)

Fuente: The Epoch Times en español