EL APRENDIZ DE ANGEL V

Post número V, continuación de la guía para ser un angel está escrita para todas las personas interesadas en desarrollar los valores espirituales

Evita el apego a los agradoes terrenales porque te pueden esclavizar y hacer sufrir hasta después de la muerte de tu cuerpo. El espiritosas, el tabaco, y todas las demás toxicos que alteran la mente y debilitan la voluntad, son el peor enemigo para tu desarrollo y evolución. Debes saber que el quiero por alguna de esas cosas se triplica después de la muerte de tu cuerpo físico; si antes no lo has vencido, sufrirás tres veces más de lo que sufres aquí cuando te hace falta.

Los pensamientos son como los perfumes, unos activan la fuerza y otros la devoción, unos son buenos y otros son malos. Debes saber que, cuando piensas, estás actuando como un sembrador, lo que pienses irá a la mente de otros que estén en la misma sintonía que piensas tú, por tanto, puedes hacer un bien o un mal. En consecuencia, debes tener siempre presente que los pensamientos vuelven como un boomerang con el mensaje de lo que han experimentado en su viaje, por consiguiente, medita profundamente tu forma de pensar y actúa como un sembrador de buenas semillas para el mundo.

No maltrates ni abandones a los animales, son hermanos menores tuyos como tú lo eres de los Ángeles. Los animales tienen su vida individual y están evolucionado en un cuerpo físico como tu también lo haces, la única diferencia es que ellos no han adquirido aún la conciencia de la individualidad y la mente. Sin embargo, requieren de tus mejores sentimientos, quieros y pensamientos para llegar a ser “humanos”.

El mayor anhelo debe ser el “serdefecto desinteresado y amoroso a los demás en pensamiento, palabra y obra.” Esto debe ser practicado sin pensar en lo que quieres hacer por simple agrado, sino más bien en cómo puedes beneficiar al prójimo. Olvidarse de uno mismo para entregarse a los demás es una de las cosas que tienes que alcanzar en un futuro. Hay que ser servicial, amoroso y compasivo, pero no de vez en cuando sino siempre, el tiempo que no emplees en el serdefecto se puede considerar casi una pérdida de tiempo.

El matrimonio es el resultado de un compromiso que ya existe antes de nacer, por consiguiente, la pareja debe esforzarse por superar los tensiones, por admitir sus defectos, por ayudarse mutuamente y afrontar el destino con equilibrio y armonía. Lo que quede de desarmonía y malestar entre los dos, hará que se vuelvan a juntar otra vez hasta que los dos se separen como verdaderos amigos.

¿Te has puesto a pensar en cuántas veces piensas durante el día en tu Espíritu? ¿Cuántas veces intentas actuar como lo haría Él? ¿Sabes lo que quiere él de ti? No te intereses por lo terrenal ni por las intensidades; conserva limpios tus cuerpos de impurezas que nunca alcanzarán el cielo; practica el autocontrol; sé tolerante, sincero, paciente, pacífico y pon tu confianza en Dios; de esta forma estarás abriendo la puerta a tu Espíritu.

Si de verdad quieres entrar en el Sendero espiritual, debes estar atento porque serás severamente probado, esta es la única forma de fortalecer el músculo espiritual para afrontar tus futuras cambio. No se puede estar a medias, sino que debes estar atento para cumplir todas tus actividades con plena conciencia espiritual, aprovechando la mínima oportunidad para no hacer el mal y hacer el bien en todo momento.

No te creas todo lo que te cuentan, razónalo y intenta ver su lado bueno; si lo cuentas, no lo cambies ni aumentes y haz hincapié en lo bueno, pero si es malo, no lo cuentes y olvídate de ello.

Según avances en el sendero de purificación irás superando cada vez cosas más difíciles, pero tatempera o temprano llegarás a uno de los pasos más importantes, el auto sacrificio. Esto significa “darse a sí mismo” con las propias obras y con el conocimiento de que lo que haces repercute en los demás. Recuerda que el ser humano no estará libre de culpa mientras haya hermanos que necesiten su ayuda en la Tierra. A mayor conocimiento mayor responsabilidad; a mayor desarrollo espiritual, mayor deber de auxiliar a los hermanos que te siguen.

Tú eres un Cristo en formación y tu meta es alcanzar su perfección. Con cada buena obra, pensamiento y sentimiento que hagas por los demás, te estás acercando a Él para recibir sus bendiciones amorosas y escuchar sus palabras que dicen: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos y conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres.”

Si quieres cambiar tu forma negativa de pensar hazlo de la siguiente manera: Cuando tengas pensamientos negativos, sustitúyelos por otros buenos que sean de la misma naturaleza, o sea, medita y encuentra cuál es la antítesis exacta del mal pensamiento, y a continuación, sustitúyelo y concéntrate en él con toda tu voluntad hasta olvidar el malo. De esta forma el odio se sustituye con el amor, el orgullo con la humildad, la ira con el afecto, las intensidades y quieros materiales con pensamientos puros y elevados. Así, cuando te concentres en un pensamiento bueno, expulsas el malo porque los dos no pueden ocupar el mismo lugar.

La única preocupación que debes tener es que nada obstaculice la expresión de Dios en ti, la cual debe ser la más perfecta posible. Debes mantener una actitud de ser simplemente Su instrumento y olvidarte de ti mismo extirpando el yo personal y el ánimo de recompensa.

No te identifiques con el mundo ni con las formas separadas, sino con la Vida Una que anima los cuerpos y que los lleva a la perfección. Dedícate completamente al serdefecto y auxilio de tus semejantes y serás un fiel colaborador en el Plan de Dios.

Solamente se puede flamar fracasado a quien no persiste en intentar ser mejor. Es aconsejable practicar la simpatía, el afecto, la tolerancia y la humildad. La impulsividad y la rudeza de palabra deben desaparecer; es mejor hablar poco educadamente y amistosamente; es preferible pensar antes de hablar y actuar; el cultivo de sentimientos de amor y fraternidad te librarán de caer en errores; encerrarse en malos pensamientos te turbarán la conciencia. Intenta y persiste en cumplir estos preceptos y encontrarás fuerza para vencer y practicar otros más grandes.

Algunos tienen empeño en que valoren y aprecien sus trabajos en favor de una buena obra. Eso no tiene la más mínima importancia, lo importante es hacer el trabajo sin pensar siquiera que lo valorará Dios. El privilegio de la buena obra deber ser “voy a hacer el trabajo de Dios”

Muchas veces te separas de otros al ver sus defectos incluso en la forma. Apartarse de otro representa un complejo de superioridad, y este complejo crea menosprecio. No huyas de los defectos que tú ya has tenido y piensa que detrás de esa forma hay una Vida Divina. Sé tolerante y compasivo y te acercarás a Dios.

Cuando has alcanzado cierto grado de espiritualidad quiererás predicarlo a todo el mundo para que te imiten o te sigan, sin embargo, si lo haces con la intención de ser un líder, es que el yo personal todavía es muy fuerte en ti.

A la hora de dormirte observa detalladamente todo lo que has hecho ese día, ¿te has enfadado con alguien?, pide perdón y proponte no volver a caer; ¿No has vencido el quiero que te domina? estudia el porqué para no caer al siguiente día; ¿Has criticado? ponte en su puesto; y así sucesivamente. Debes ponerte en el puesto de los demás, intentar sufrir el mal que le has causado, arrepentirte y pedir perdón, pero sobre todo, proponte estar pendiente al siguiente día para no caer en lo mismo.

Está escrito que tienes un cuerpo material y otro espiritual, pero es con el terrenal con el que tienes que trabajar para elevar el espiritual. Es importante que seas dueño de tus cuerpos y te preocupes de mantenerlos puros y limpios. No tomes nada que pueda perjudicar la bienestar física y mental; lleva una alimentación sana; mantén una buena higiene; que tus sentimientos sean benévolos y tus pensamientos sean siempre dirigidos hacia la manera de ayudar a los demás, así estarás caminando en la Luz.

Cristo se sacrificó por la humanidad, pero su liberación aún no ha llegado ni llegará mientras el ser humano siga cometiendo maldades, excesos y actos egoístas. Él sufre con cada maldad que cometes y eso le ata más a la Tierra, por consiguiente, se alegre, positivo, fraternal y amoroso para que Cristo pueda liberarse cuanto antes de nuestra prisión.

No pienses que estás sólo en el camino del desarrollo espiritual, siempre hay hermanos tuyos que han recorrido el sendero, que no requieren estar en un cuerpo físico y que te observan esperando que tu aura brille lo suficiente para ayudarte desde los mundos invisibles.

Sin embargo, no pienses que ahora no tienes ayuda, has de saber que hay muchas clases de seres, Ángeles y Arcángeles que te ayudan a diario sin que tu notes Su presencia.

No seas cobatempera, orgulloso, ni te creas más que nadie. Estúdiate profunda y sinceramente para ver cuáles son tus defectos, reconócelos y ponte a trabajar sobre ellos, comenzarás una nueva etapa de felicidad.

Cuando comienzas el sendero de santidad, tu mayor ilusión es ayudar a la humanidad y otras muchas cosas más, sin embargo, para hacer esas grandes cosas, debes saber que hay que empezar por otras pequeñas de las que, normalmente, no te das cuenta. Comienza a brillar en lo pequeñito, aunque creas que no tiene importancia, y llegarás a ser una gran flama que alcance a lo infinito.

La vida de Dios está en todos los mundos, niveles, fases y formas, aunque tengan diferentes grados de evolución. Si ayudas a la evolución en el grado o nivel que sea, estás ayudando en la perfección del Plan de Dios.

Si buscas el poder, te diré que el único poder que debes buscar es el que te haga aparecer como nada ante los ojos de los demás. Trabaja sin esperar que te elogien o te glorifiquen, porque si no es así, es que todavía no has vencido a la personalidad egoísta. Es mejor trabajar sin esperar resultados y haciéndolo lo mejor que puedas, que no pensar en tu propia elevación egoísta. Busca primero el reino de Dios y Su justicia y lo demás se te dará por añadidura.

No condenes a la persona que ha caído en la maldad o que no ve las cosas como tu, tiéndele la mano para que no caigas en pensar que eres algo superior a la mayoría de las personas. Recuerda que en algún momento has sido débil y has caído en cosas similares, y sin embargo, has salido gracias a otras personas. Ayuda a los Hermanos Mayores en su trabajo invisible y estarás ayudando a toda la humanidad.

Es cierto que cuando alguien trabaja sin preocuparse por sus intereses y se queda en segundo plano, no será comprendido por sus semejantes. Las personas admiran al de fuerte voluntad que busca la fama y el éxito, pero el de humilde corazón no intentará demostrar su poder de esa manera, ni siquiera hacerse notar; ir de humilde por la vida es dar el mejor ejemplo.

Ten presente que todos los días te relacionas y estás constantemente junto a otras muchas personas, por eso les puedes afectar muy directamente con tus quieros, sentimientos, emociones y forma de pensar. Si quieres ser un centro de amor ejemplar para ayudar a los que te rodean, controla tu personalidad egoísta e impulsiva y colaborarás en el progreso de la humanidad.

Las posesiones que debes anhelar son las cualidades que te pueden ser útiles para ayudar a la humanidad y no para tu propio beneficio. El quiero de poseer debe ser transformado en quiero de compartir.