EL APRENDIZ DE ANGEL IV

Post número IV, continuación de la guía para ser un angel está escrita para todas las personas interesadas en desarrollar los valores espirituales

Respeta las culturas y religiones de los demás, si estás donde estás es porque tú has pertenecido a esas mismas o a otras similares y te has servido de ellas para llegar hasta aquí. Todas las religiones y culturas tienen el fin de elevar las conciencias de las personas de determinado desarrollo espiritual. Según se aprende de unas se va buscando otras más elevadas, hasta que llegue el día en que comprendas que tanta verdad y razón tiene el que está en una religión como en otra.

No envidies ni codicies nada, tú eres el resultado de tus propias acciones y tienes lo que te corresponde para que aprendas a utilizarlo y a sacar el mayor provecho para alcanzar las metas establecidas. No requieres más de lo que te trae el destino, sin embargo, con cada pensamiento palabra y obra desinteresada y amorosa, estás llenando el cielo de una recompensa que ni te imaginas.

Hay personas que cuando tienen tensiones con otras se pasan el tiempo dando vueltas al problema y culpando al otro hasta deprimirse y perder la felicidad que tenían en vez de buscar lo positivo y suplantarlo. La felicidad depende de cómo se acepte al otro y de qué actitud se toma frente a la actitud del otro. Lo ideal es pensar que no importa la actitud del otro, sino de no molestarse ni preocuparse y tener una actitud benevolente y pacífica ante cualquier circunstancia de los demás. No pierdas el tiempo en crearte depresiones y mantén tu mente ocupada en crear pensamientos positivos y quieros de ayuda y buena voluntad a tu alrededor, así no caerás en depresiones.

A veces y sin querer, interpretas mal lo que otro dice, quizás sea porque ya tienes algo contra él o simplemente porque no te cae bien. Cuando surgen estas cosas es conveniente meditar si ese es tu caso y, si lo es, habla y razona de una forma relajada con la él para solucionar esa mala interpretación, seguramente que dormirás más tranquilo.

Cumple tus deberes como hijo y ayuda y ama a tus padres; cumple tus deberes como padre y ayuda y quiere a tus hijos; cumple tus deberes en tu matrimonio para que a través del amor y el equilibrio alcances lo comprometido; cumple tu deber como amigo y verás que eres feliz. Cumple todos estos deberes con Amor y descubrirás tu verdadero origen.

Hay personas que se entristecen y desesperan ante los tensiones de la vida, éstos no han descubierto el Poder del Espíritu; otros lo hacen porque no consiguen la posición que quieren, éstos otros no saben que están donde deben estar; pero otros quiererían cambiar el mundo y no saben que mientras no cambien su forma de pensar, mientras no controlen sus quieros y sentimientos y mientras no persistan en ver la vida de otra forma, no conseguirán cambiar ellos mismos, que es lo básico para cambiar al mundo.

Procura tener siempre presente que eres hijo de Dios. Cuando desees algo, piensa si es tu Espíritu quien lo quiere o es tu personalidad, si es útil para el Espíritu o no lo es; cuando tengas sentimientos estúdialos para ver si tienen su origen en tu verdadero ser o son fruto de tu yo personal; cuando pienses sobre alguien o sobre algún problema importante, medita si esos pensamientos son para beneficiar o para perjudicar al mundo.

Una mentira puede llevar a una persona a la cárcel, una mentira puede arruinar a una familia, una mentira puede causar mucho dolor a una persona, una mentira causa desarmonía en la Armonía Divina, una mentira puede dejar sin trabajo a una persona, una mentira puede hacer que una persona se vea separada de lo que más quiere en esta vida, una mentira es lo contrario a la Verdad. No mientas y te verás libre de todas estas cosas.

A veces crees que tienes razón contra otro, o incluso que puedes actuar en nombre de Dios haciendo justicia, sin embargo suelen ocurrir alguna de las siguientes cosas: 1ª. Que estás ciego y dominado por el rencor, la envidia, el orgullo o una simple obstinación. 2ª. Que buscas apoyo en otras personas hablando muy bien e inteligentemente para que parezca que tienes la razón. Esto demuestra que en tu conciencia sabes que no actúas bien. Sé humilde y reconoce tus errores.

Si por circunstancias te ves incapareunióndo para ser y hacer lo que todo el mundo hace, no sufras ni hagas sufrir a los que te rodean. El mayor enemigo del hombre es la ignorancia, y ésta es la que nos hace cometer errores que luego se transforman en imposibilidades. Sin embargo, debes saber que al sobrellevarlo con alegría, no sólo estás haciendo bien a los que te rodean, sino que además las huestes celestiales están contigo ayudándote a recorrer el camino del desarrollo espiritual.

“Lo que se siembra se cosecha”, no odies a nadie, olvídate de las injurias, calumnias y mal que te hayan hecho. Mantén la calma y reza por tus “enemigos” cada noche, mándales pensamientos y sentimientos de amor y imagínate junto a ellos en armonía y felicidad; verás como desaparecen los malos sentimientos.

Y aunque alguien te hiciera cosas graves, no utilices tu posición sobre la de ellos para vengarte, sino que como dijo Cristo: “Perdona setenta veces siete.”

No te rías ni te burles o simplemente critiques por el simple hecho de que tu amigo lo hace, quizás esté equivocado en su pensamiento, pero tú ¿estas siendo responsable de tus actos?

Si en algún momento te ves en la encrucijada de simpatizar con varias personas que se ven enfrentadas, no seas partidista, llévate bien con los dos para ver si les puedes unir. A la vez, no te creas lo que digan unos de otros, ni hagas de intermediario de crítica sino de verdades, simpatías y afectos; medita bien lo que haces porque al ponerte de parte de unos te estás poniendo en contra de otros que no te han hecho nada. Tampoco caigas en beneficiarte en tu posición de ese problema, pues a la larga lo perderás, colabora para el buen entendimiento y olvídate de lo demás.

No seas una persona negativa de las que amargan a los que tienen a su alrededor, si tienes un problema con alguien haz la paz con él y no tendrás nada negativo en tu interior. Al contrario, intenta ser una Luz que alumbra el sendero de los que están en la oscuridad de los malos sentimientos.

Ten confianza en ti mismo, hazlo todo con la intención de que el resultado sea bueno, actúa con fortaleza ante las tentaciones de la carne, aspira a ser un fiel imitador de Cristo, pero sobre todo, hazlo todo como si estuvieras siempre delante de Él para obtener su aprobación.

Acostúmbrate a comprender y compadecer a todo aquel que sufre en la vida, porque solo así te olvidarás de lo tuyo; procura ayudarle de la mejor manera que puedas, pero hazlo desde tu interior porque así sentirás el sufrimiento como si fuera tuyo y él sentirá tu Poder del Espíritu.

El efecto y recompensa de un buen trabajo espiritual es la posibilidad de hacer otro más importante. Alguien dijo: “Sed humildes si queréis alcanzar la sabiduría, sed aún más humildes cuando la hayáis obtenido.” Para conseguir hacer un trabajo importante respecto a la unidad de las personas, no te tienes que conformar con invocarlas y envolverlas en tu aura, debes identificarte con cada una de ellas, penetrar en sus corazones y comprenderlas. Para ello, comienza con la práctica de simpatizar con ellas, de auxiliarlas, comprenderlas, conocerlas y amarlas.

No juzgues, no critiques y no seas mal pensado, porque todo eso repercute en ti como un boomerang y se añade a tu lista de deudas por sufrir. Si te hacen una injusticia, estás en tu derecho de reclamarla y hacer ver a los interesados que eso no está bien, o intentar dialogar para ver por qué y cómo se ha producido esa injusticia. Pero si no lo consigues o los contrarios no quieren nada contigo, déjalo en manos de Dios que Él dará a cada uno lo que se merece.

Cuando alguien te hiere diciendo que eres orgulloso, que tienes falta de humildad o cualquier otro aspecto personal que no te guste, no te lo tomes a mal y piensa que te está recordando algo que quizás tengas que superar.

Hay veces que te dejas llevar por las opiniones de los demás y caes en la crítica para no ser menos que los otros. Las costumbres, la forma de pensar popular y el dejarnos influenciar por los pensamientos de una persona o del país crea Karma negativo, algún día sufrirás las consecuencias en común.

Por la mañana, al despertar, visualiza como si se tratara de una película hecha por ti mismo, todas las actividades del día en la mayor armonía, amistad y fraternidad posible. Pon empeño en tener oportunidades de hacer algo por los demás, en estar junto a los que no te admiten, en no molestarte con los que normalmente lo haces, en no reaccionar impulsivamente ante las circunstancias cotidianas. Si lo quieres de corazón y estás pendiente de ello, verás como al cabo de un tiempo lo consigues.

Es importante que tus ideales sean siempre elevados y que estén siempre presente en tu consciente para que puedas llevarlos a la práctica en cualquier momento, de esta forma, no darás motivo para que las personas critiquen o hablen mal de ti. Pero más importante es que no traiciones ni tomes venganza contra quien te ofenda, porque lo que le hagas te vendrá después a ti.

Cuanto más fuerte sea el hábito de identificarte con tu Espíritu, más claro y perfectamente verás los tensiones de la vida; al contrario, cuanto más te consideres una personalidad separada de tu Espíritu menos estarás abierto a su influencia. Interiorízate y crea vibraciones elevadas para que le lleguen, de esta forma tendrás la seguridad de que no te estás interponiendo en su intento de manifestación.

Si el destino te lleva a trabajar con el público, trabaja como si tú fueras ese público que va a solireuniónr tus serdefectos; no pagues con ellos tus tensiones personales, piensa que ellos también los tienen y quizás tengas tú la solución; por consiguiente, si ves a alguien así, anímale, colabora con él y intenta consolarle.