DEFIÉNDETE DE LAS LARVAS ASTRALES

3
3537
DEFIÉNDETE DE LAS LARVAS ASTRALES
DEFIÉNDETE DE LAS LARVAS ASTRALES

DEFIÉNDETE DE LAS LARVAS ASTRALES FÁCILMENTE

Todo ataque psíquico externo suele ser percibido y recibido principalmente por los centros energéticos del cuerpo, principalmente los chakras superiores y centros menores localizados en la cabeza.

Así, cerrar y desensibilizar estos puntos si creemos que estamos siendo victimas de algún tipo de asedio es uno de los primeros pasos a realizar.

Una forma muy sencilla de hacerlo, es reducir el nivel de sangre que existe en la cabeza, haciendo que esta se acumule en partes inferiores del cuerpo, por ejemplo, comiendo todo aquello que sea lo bastante consistente para tener a nuestro estomago ocupado durante unas cuantas horas, y mantenerlo así, comiendo a intervalos regulares, para que reduzcamos nuestra sensibilidad energética durante el tiempo que pueda durar ese ataque.

La segunda acción pasa por hacer cosas tremendamente mundanas y terrenales, focalizando nuestras energías y acciones en aquello que nos mantenga concentrados en la parte más material de nuestro día a día.

Dion Fortune ponía como ejemplo que no hay nada peor para alguien o algo que te quiere “atacar a distancia” que mientras te lo está haciendo tu estés jugando un partido de fútbol o en un cine viendo clásicos de la época, pues la mente está completamente focalizada en temas “banales” cerrando así parcialmente la recepción de las emisiones electromagnéticas que se generan durante uno de estos ataques psíquicos.

Es otra de las razones por las que personas “más materialistas” son menos receptivas a todo este tipo de situaciones, ya que, en su día a día, la mayor parte del tiempo sus centros energéticos superiores suelen estar semi-cerrados y son energéticamente menos sensibles.

También te interesara:  Hooponopono o ho'oponopono: El Amor puede curar, una tecnica Hawaiana del Dr Ihaleakala Hew Len

Otra forma común de protegerse es pegarse un baño con sal, esto es más conocido y muchos lo usamos de vez en cuando para soltar lastre y limpiar el aura, si el baño está lo suficientemente caliente, también te produce una bajada de tensión, y una reducción de la cantidad de sangre que se acumula en la cabeza, por lo que tu sensibilidad en los centros superiores disminuye, y por ende, todo tipo de emisión electromagnética encuentra menos puertas abiertas para ingresar en tu campo áurico y pasar a tu sistema nervioso, que es donde luego se producen los efectos característicos de este tipo de ataque.

Protegiendo nuestro campo energético

Una parte de la energía que perdemos constantemente se produce cuando interactuamos con personas que absorben más de nosotros que la que nos proporcionan, de ahí que usemos el termino ladrones energéticos (o vampiros energéticos en casos extremos) para referirnos a ellos.

Para evitar que, mientras estás hablando con alguien, este termine dejándote “seco”, una forma de parar todo flujo electromagnético saliendo de ti es entrelazar las palmas de las manos y apoyarlas sobre el tercer chakra, bloqueándolo, y con las muñecas presionando ligeramente a ambos lados de las costillas, luego, manteniendo los pies tocándose, habrás cerrado por completo el flujo que circula por tu interior, creando un circuito cerrado por el que la energía no escapa, así, a pesar de que la otra persona note que realmente no hay intercambio energético y piense que no estás siendo nada empático, tu no dejarás salir tu campo electromagnético hacia fuera.

También te interesara:  LA SANACIÓN CON ÁNGELES

Si esto lo complementáis con la visualización de burbujas, globos, paredes o cualquier otra protección entre nosotros y esa persona, es poco probable que se escape ni una gota de radiación energética nuestra y que no nos llegue nada de la otra persona.

Cuando una persona se encierra en el miedo, en los pensamientos negativos y de derrota y no se abre, se entrega, se coloca en un nivel de desventaja hacia la prosperidad, se carga de energías negativas, si en cambio abre su mente se sincroniza en el nivel de vibraciones de la prosperidad ésta poco a poco empieza a llegar en abundancia.

Aplica: Todo pensamiento, acción, de escasez que aborde tu mente cancélalo inmediatamente, no permitas que te sientas miserable y poco próspero ten cuidado con lo que pienses porque puedes ser tu propio saboteador de tu prosperidad

Limpiando el entorno de acumulaciones etéricas

En otros casos, el hecho de ser un poco sensibles y sentirnos mal en algún sitio está relacionado simplemente por la carga energética que presenta ese lugar.

No hay nada nuevo al respecto, muchos de nosotros no podemos entrar en el metro, en centros comerciales o en nuestra propia oficina porque el ambiente está “muy cargado negativamente”.

Esto es producto de la emisión de carga etérica negativa, bien por las personas que se encuentran en el lugar, que entran y salen o bien porque directamente es un sitio con una alta negatividad debido a su función o a lo que se realiza en él.

También te interesara:  ¿Qué es el Alineamiento Energético?

Hay muchas formas de limpiar energéticamente nuestra casa, incluyendo la visualización energética o el trabajo con las energías “limpias” del planeta, pero también se pueden usar elementos más comunes.

Por ejemplo una limpieza de sonido con un cuenco tibetano es tremendamente efectiva, pasándolo por toda la casa.

Otro tipo de limpieza que disuelve pequeñas concentraciones de energía etérica es disolver un poco de alcanfor en un poco de vinagre y ponerlo allá donde se aprecie una carga flotando en el “aire”.

Esto simplemente disuelve pequeñas bolsas etéricas, lo cual es más que suficiente para la mayoría de personas del mundo que no están metidas en ningún tipo de cosas raras y que simplemente se ven afectadas por las energías del entorno donde viven y el inconsciente colectivo que nos rodea.

Así, con estos pequeños trucos tan sencillos, uno puede reforzar enormemente su protección energética y puede lidiar fácilmente con la mayoría de pequeños problemas que pueden afectarte en estos casos, recuerda… ¡el conocimiento protege! y deja de ser una víctima inconsciente ni alimento de entidades inferiores.